HARVIE KRUMPET no es la historia de un héroe, sino la de un personaje común y corriente, diagnosticado con el Síndrome de Tourette, quien vive una vida sencilla, mas no simple, repleta de vicisitudes, registrando en su transcurrir lo que je ha dado en llamar “Hechos” (Fakts), es decir, su interpretación personal de las cosas que aprende de la vida.

Llevado por sí mismo a una vida material e intelectualmente precaria, Harvie experimenta situaciones de todo tipo, desde su visión singular de la vida, llevándolo a espacios tanto de dolor como de satisfacción (como la vida de todos), desprovistos del juicio que los demás puedan hacerle, pues al fin de cuentas, Harvie, como cada uno, vive, sufre y disfruta sus propias experiencias de manera única. 

Aprovecha el momento (Carpe diem), se convierte en una de los grandes aprendizajes de Harvie, quien ya en un cuerpo cansado, se llena de vitalidad para darle espacios a las cosas que desea hacer, sin importarle como será juzgado por los demás. Ese es para mí, uno de los grandes valores reflejado en la película, junto al “Hecho” de que “La vida es como un cigarrillo, tienes que fumarla hasta el fin”.

Pin It on Pinterest

Share This