Me separé ¿Cómo es vivir sin pareja?

Silvana Santoro

¿Cómo es vivir sin pareja? La pregunta suena lógica, pero si la analizamos un poco, se desliza la idea de que la única forma o posibilidad de poder estar bien es compartiendo la vida con una pareja.
Solemos confundir lo cultural con lo natural. Estar en pareja tal cual la concebimos nosotros es un “ideal cultural”.Todos provenimos en general de la estructura familiar tradicional (pareja parental e hijos).Por lo tanto se quiere reproducir lo conocido además de que es un ideal a conseguir. Si esa estructura se pierde o se desarticula se produce una crisis. Muchas veces al producirse la separación se confunde la angustia por perder la “estructura familia” con la de perder la pareja.¿Aludirá a la pérdida de la familia originaria?

 

Vivir sin pareja

El problema radica en hacer la ecuación la ausencia de pareja = “soledad y fracaso personal”, la sensación de fracaso tiene mucho que ver con el no cumplir con el ideal social y la sensación de soledad equivocadamente puede asociarse a desamparo y conectarse inconcientemente con las primeras experiencias de separación de la infancia. Va a depender de la historia personal de cada uno , qué cosas se movilicen.

Por supuesto que la separación es una de las experiencias más dolorosas de la vida. También es un pasaje desestructurante dado que rompe lo conocido y enfrenta a la incertidumbre incluso en relación al bienestar económico , al cambio de identidad social, de hábitos, de amistades y si hay hijos a cómo es esto de seguir siendo padres sin ser pareja. Todo este proceso requiere un tiempo de procesamiento y acomodación a lo nuevo y al duelo por lo perdido y como todo duelo, requiere de una energía que se pone al servicio de dicha elaboración y por lo tanto hay un retiro de interés por lo externo que implica cierto aislamiento y no disponibilidad. Pero transcurrido cierto tiempo se va saliendo de dicha situación y esa energía que se recupera vuelve a estar disponible para se utilizada, no necesariamente para volver a ponerla en una relación de pareja. Es un buen momento para “ser egoísta” en el sentido del encuentro o reencuentro consigo mismo, facilitado por el estar sin otro que obture o confunda. Es un momento de libertad y de soledad que puede propiciar el despliegue de aspectos personales que muchas veces la “vida en pareja” imposibilita u obstaculiza.

Cuando se pasa de ser soltero al matrimonio se suele perder cierta independencia para lograr una pertenencia. Son cambios necesarios para consolidar este nuevo estado. Pero es importante destacar que se pierde también en esa etapa. Lo que sucede es que como es un ideal, a veces no hay tanta conciencia de lo que se deja.

Creer que sólo se puede estar bien estando en pareja es otorgarle al otro demasiada valoración en detrimento de la propia estima. Precisamente poder estar bien estando solo, denota adecuada autoestima y autonomía que son los pilares fundamentales para que la nueva pareja surja en el momento que pueda surgir, siendo elegida con libertad, lo cual permitirá que la misma se consolide sobre la base del deseo y no de la necesidad.

Más allá de la pareja son los pilares para el bienestar personal.